LA ILUSIÓN

Estándar

 La ilusión…por algunos definida como sentimiento, por otros como sensaciones, caracterizada por algunos por su fugacidad, por otros por la prisa, intensidad y templanza por la que pasa por nuestras vidas. Como un huracán a veces, que sin avisar aviva lo que ni siquiera pensábamos que quedaba en nosotros…

La ilusión, antesala de la felicidad, el preámbulo del amor, el lugar donde los niños juegan al escondite y los mayores juegan a encontrarse o quizás mejor, ¿Por qué no? donde los mayores jugamos a ser encontrados…

La ilusión “despeina“, te hace sentirte libre, emborrona la tristeza y llena de “churretes” de esperanza el alma.

Sería difícil describir la ilusión, pero si le ponemos empeño podríamos decir que la ilusión, es como cuando te sientas a la estufa, apartas el mantel (porque si no se calcan las flores al escribir) le dices a tu abuela que baje el volumen de la televisión y empiezas a escribir la carta a los Reyes…eso lo haces casi un mes antes y luego viene la cuenta atrás, como cuando vas a llevar a alguien especial a un sitio importante en el que ya has estado y casi sin conocerlo escribes “hoy he echado de menos pasear por aquí contigo” y ese alguien se cree que es por otro alguien y tú te callas, dejas que pase el tiempo y un día lo escribes y de repente se entera y con el tiempo descubres, que lo realmente importante no es la noche de Reyes o el viaje al sitio especial, sino los días previos que te erizaban la piel y te hacen dormirte haciendo listas imaginarias de cosas posibles…llenando maletas de recuerdos que aún no han pasado…

La ilusión te agita, te aturde…como cuando vas a tener un hermanito y cada día se hace más largo y por fin una madrugada sales corriendo sin saber muy bien a donde ni por qué,  pero allí estás en medio de la nada pero llena de ilusión. Esa noche te dejan dejar encendida la luz de la lámpara de la mesita de noche…(sonrisa de recuerdo bonito multiplicada por veinte)y la ilusión también tiene mucho que ver con la esperanza…

Entender la esperanza es sencilla, pero quizás sea el rival más duro ante el cual medir nuestras fuerzas…

Como su nombre indica la esperanza es la espera de algo con ilusión sin abatirnos, encontrando el encanto de la llegada de algo grande esperando algo sencillo (esto me lo ha enseñado alguien que me regala anillos de cuerda antes de los exámenes y me asegura que todo va a ir bien…y yo casi nunca le doy las gracias…y ella nunca se rinde…)…difícil caballo de batalla…con demasiados enemigos armados hasta el cuello con sus mejores galones…la tristeza, el miedo, la rabia, la ira todos ellos día y noche jugando a vencernos…y de repente llegan las sonrisas…que nos devuelven la ilusión y de nuevo aparece la esperanza…y la esperanza tiene mucho que ver con creer en algo, porque si no crees, estas perdido y si te sientes perdido estás acabado, porque todos necesitamos agarrarnos a algo cuando el pozo del que ya hemos hablado, hace que te hundas en el barro y te mancha los tobillos y esto tiene mucho que ver con el cubo y la cuerda.

Unos creen en el azar, otros en Dios y después están los que creen en cosas tan completamente indemostrables como los dos casos anteriores…en la “alineación de las constelaciones” y otros creen en quienes por ejemplo están pensando en ti de forma especial cuando haces un examen y mientras tu dudas de ti mismo, ellos días antes ya saben con certeza de que todo irá bien de antemano…la cuestión es no perder la ilusión que es la que nos hace creer con esperanza, que es la que nos ayuda a forjar nuestros sentimientos y llenarlos de recuerdos grabados, en las páginas de álbumes de fotos escondidos en rinconcitos del corazón…y creer, sobre todo creer aún sin motivos, cuando fallan las fuerzas y faltan las ganas…

Anuncios

»

    • A veces pensamos que vivir “con los pies sobre la tierra” implica tener que dejar de hacer cosas que nos hacían felices…o simplemente “dejar de creer” sin darnos cuentas que las cosas que más felicidad nos aportan “son invisibles a los ojos”. ¡Sigue creyendo en esas pequeñas cosas!

  1. “y de repente llegan las sonrisas…”
    Esa a sido una frase que me ha cautivado. ¿Que hay mas bonito que sonreir al recordar?
    Te puedo asegurar que desde que he comenzado a leer, he sonreido por cada recuerdo que me ha venido a la mente. Y lo mejor es que sonriendo olvidas que es lo que te hacía estar triste.
    Muy bonito el articulo, espero que sigas escribiendo.
    Además, lo lei con esta canción de fondo y le da cierto encanto mas.

    Un saludo.

  2. Me has emocionado y comentarios como el tuyo son los que llenan de sensibilidad y emoción artículos como este. Tienes mucha razón a simple vista puede parecer un artículo normal, tu con la canción le has dado esencia y lo has hecho tuyo. Gracias por haberme abierto tu corazón y haber compartido conmigo no solo tu sonrisa sino un pedacito de tu vida. SEGUIRÉ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s