Los Recuerdos

Estándar

2013-11-30_10_49_02

Hace no demasiado leí, que le momento exacto para escribir, es aquel en el que te pones frente al papel y se te saltan las lágrimas, se te empañan los ojos  y sabes que justo ese es el momento adecuado para llegar al corazón de quien necesita escucharte…quizás este sea uno  de esos momentos, quizás este sea el momento adecuado para ello…

Una lágrima puede ser un recuerdo, una decepción ahogada en la palabra que nunca se dijo…y esa sensación…como cuando te arrodillas detrás de la puerta de tu habitación, te agarras las rodillas y aprietas los labios…y es de noche…y tiemblas pero no hace frío…y tan solo escuchas el silencio de tu corazón…ya parece que nadie tiene nada que decirte y de repente estás allí…jugando a las muñecas rodeada de macetas y te haces fuerte…

Como si a nada pudieses agarrarte, como si ya nada pudiese salvarte…como cuando las promesas se rompen, como cuando no encuentras la salida hacia ninguna parte, como si lo que escribes en la pizarra de tu corazón dejase de servir para siempre, como si sintieras que juegas a las muñecas mientras todos juegan a ser demasiado mayores y a estar tan ocupados…como un sitio demasiado grande como para escapar y sin salida de emergencia…esto se parece a la vulnerabilidad, o a cuando dices “vamos despacio” pero ya es demasiado tarde y planchas la blusa tan rápido como puedes y la guardas en la mochila lila porque te están esperando y aun te pones nerviosa…

Hay recuerdos que se esconden en los ojos y que de repente deciden salir solos pero las lágrimas(gran amiga de los recuerdos) nunca los dejan escapar solos , pero los recuerdos a veces, se esconden tras el nudo en la garganta o tras una puertecita que hay en el pecho, que duele a veces porque quiere abrirse pero nosotros la cerramos fuerte, demasiado fuerte por miedo.

Los recuerdos son bonitos…como cuando aprendes a montar en bici y sales despacito de casa, para que no se de cuenta y aun así  tu abuela termina curándote las heridas, antes de que sean las seis de una tarde de verano nublada y tu madre llegue y te castigue…

Hay recuerdos llenos de dulzura como cuando te regalan flores y no sabes si meterlas en agua o echarles una foto porque no te lo esperas…

Y hay recuerdo irrepetibles, irrevocables, irreprochables, imperdonables…como esas noches de verano, en la que te acurrucas a historias que sueñas se cumplan cuando empiece el curso, o como en otoño cuando el cola cao está caliente y los calcetines son calentitos.

Hay recuerdo salados, las lágrimas también son saladas, pero no tiene porque ser recuerdos tristes (que no se nos olvide nunca que los recuerdos pueden ser salados sin ser tristes) como en la playa cuando corremos al agua después de una larga espera que nadie comprende que nos ha hecho estar triste y demasiado fuerte…

Los recuerdos deberían ser incuestionables como los sentimientos, como las emociones, o como cuando lloras y nadie te entiende y otra vez ese vacío que se ahoga en tu pecho y que nadie sujeta o abraza con fuerza….

Los recuerdos son como cuando preparas una maleta con ilusión, o como el calcetín que por descuido se queda fuera y justo cuando parecía que ibas a olvidarlo lo lanzas dentro de nuevo, para que siga formando parte de ti para siempre…

Los recuerdos son como las estrellas…siempre están en nuestro corazón, aunque haya momentos del día en los que pasen completamente desapercibidos …

Pero un recuerdo también puede ser un regalo que traes a alguien de algún sitio especial, porque al estar allí lo has recordado y a partir de entonces haces especial el lugar y a la persona…hay recuerdos grandes que intentas meter en la maleta …hasta que decides mejor volver otro día a por ello…

Algunas veces sabes que un recuerdo es un recuerdo porque se parece mucho a cuando alguien a quien quieres pasa cerca…y de repente no respiras como si por ello fuese a darse cuenta…

Recuerdos que nos gustarías convertir en abrazos, abrazos capaces de detener el tiempo…tiempo que pasa demasiado deprisa, rellenos de vacío y vacio lleno de sueños repletos de… “si tú supieras la falta que me haces…vendrías desde donde estés a abrazarme”

Anuncios

»

  1. Que bonitos los recuerdos… amiga… algunos duelen, otros producen emoción, otros tristeza de haber quedado en eso… recuerdos… y otros,esos que te sacan una sonrisilla adolescente de momentos inolvidables vividos con personas estupendas, recuerdos locos que repetirias uno a uno y en los q te recuerdo a ti!!! Gracias por esos momentos que me han dejado recuerdos preciosos para siempre!!

    • Casi siempe digo lo mismo, lo siento, pero es cierto…gracias por palabras como esta porque son las que me hacen pasarme noches en vela pensando como darle forma a lo que quiero contar cuando no se muy bien como hacerlo…
      La historia está llena de recuerdos, pero lo que la hace grande es saber que la gente se identifica con sus acontecimientos cuando sin nombrarlas te refieres a ellas…GRACIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s