“El Gorro Rojo”

Estándar

cropped-img_2767.jpg

 

 

Las necesidades son particulares en exceso, al igual que las aspiraciones o los sueños.

Hay personas que no tienen lista, entonces cuando llega el momento saben, simplemente saben, que esa es una de esas cosas que deben hacer, porque la gratificación que les aportará, hará que recuerden ese instante para siempre.

Pero muchas veces relacionamos, la magnitud de los sueños con las aspiraciones, no estando en lo cierto. Por ejemplo hay personas que aspiran a que les toque la lotería, y cuando piensan en la plena felicidad, su mente de forma inminente evocan ese suceso y poco después les invade no solo el sentimiento contrario, sino que además no son capaces de darle el valor que realmente merece su situación, ya que  están pasando por alto aspectos que ciertamente son los que al corazón humano proporcionan gratificación y recuerdos perdurables.

En cambio está …el patinar sobre hielo…por ejemplo…y para que no penséis que la gente que aguarda con ilusión patinar sobre hielo, en vez de que le toque la lotería, para que no penséis que este tipo de personas son más conformistas e incluso “estúpidas” añadamos más complejidad al asunto, patinar sobre hielo un día de Navidad en la ciudad (permitidme el atrevimiento) más bonita del mundo…y patinar de la mano de quien te desestabiliza la vida y te desordena todo lo desordenable y lo ordenable al mismo tiempo.

La felicidad no es azarosa y por eso no podemos esperar a que nos llegue como si tal cosa, debemos rozarla, arañarla como las cuchillas del que patina. La felicidad es arriesgada y no le da cabida a que vivamos sin más, para ser feliz hay que pringarse, si haces una tarta de chocolate y no te manchas ¡NO TIENE GRACIA! La felicidad implica “implicarse” vivir al límite, decepcionarse, enamorarse, que te engañen, que no tengas ganas y volverla a tener de nuevo, pero a la felicidad no se le espera sentada, la felicidad no se dibuja, no se escribe, no tiene nombre aunque a veces sintamos que casi casi podemos ponerle nombre.

 

Las olas del mar, una noche de verano, alguien que te sonríe, un regalo en una caja gigante llena de globos “mágicos” o despertar a quien más quieres con churros después de una bonita noche de Feria…ESO ES LA FELICIDAD

 

(No podemos conformarnos con las cosas que se gastan)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s