Pareja de Reyes

Estándar

Durante muchos años existió la isla de las promesas rotas…las rosas rojas que se regalan sin fecha y las notas sin caducidad.
Mientras tanto alguien jugaba a no bajar la guardia, sin llegar a entender muy como o porque solía hacerlo.
En la isla de las promesas rotas, vivían jugadores de cartas que lo apostaban todo por encontrar su sitio…durante largas noches igualaron apuestas y perdieron las oportunidades de las pequeñas confesiones.
Las pequeñas confesiones, no son grandes secretos, tampoco son oportunidades. Suelen ser irrelevantes, pasajeras, son tardes de lluvia, olor a tierra mojada, charcos de barro, canciones en inglés, retazos de tela…lágrimas derramadas en invierno en una piscina con no más de siete calles.
Las pequeñas confesiones, son del color de los calcetines que te pones cuando te sientes sola…huelen a suavizante y tienen forma de ovejita con remiendos. Las pequeñas confesiones te enorgullecen, porque suelen ser fruto del amor que le pones a cada uno de tus proyectos, casi siempre se cuentan una mañana de sábado, cuando te despiertas tarde y tienes los pies en la almohada y la cabeza en nadie sabe muy bien dónde…las pequeñas confesiones son logros…frases hechas, sonrisas que hablan de inocencia y propósitos que podrían cumplirse si dependiese realmente de no quien depende ahora. Las pequeñas confesiones te hacen temblar a veces (cuando te faltan los abrazos). Las pequeñas confesiones tienen su momento, nunca pueden ser después…aunque esté casi lista la cena, aunque sea tan tarde que asuste…las pequeñas confesiones nos paralizan el corazón, nos hacen permanecer alerta, nos llenan de ilusión y nos hacen sentir muy bien casi sin saberlo, ganas de rozar infinitamente la llena de los dedos. Pero muchas veces…no aprovechamos todos y cada uno de esos momentos de pequeñas confesiones, por miedo…por desgana o porque no damos el valor que realmente merece a quien nos está regalando un trocito de su corazón helado, para que lo calentemos entre nuestras manos. Las pequeñas confesiones tiemblan… y que si tiemblas ojalá y solo sea de frío…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s