Archivo de la etiqueta: deseos

No hagas balance, HAZ PROPÓSITOS

Estándar
No hagas balance, HAZ PROPÓSITOS

Le gustaba la belleza oculta en los pequeños detalles, salir descalza a la terraza cuando todos dormían en invierno, pelar las uvas y hacer balance en septiembre,y aunque no todos pudieron entenderlo era afortunada, por eso y por otras muchas cosas. Era afortunada por el silencio y por ser capaz de hacerse ese tipo de preguntas, que solo los valientes pueden hacerse. Preguntas de esas que dan miedo y que no te permiten “quedarte” a no ser que estés sumamente satisfecho, aunque eso implique dolor o estar solo más de lo que debieras o hubieses imaginado la noche antes.

Nunca olvidaba sus guantes amarillos. Nunca olvidaba ser feliz, nunca olvidaba QUE ESTABA VIVIENDO.

No hagas balance, HAZ PROPÓSITOS,  pero de esos que tienen fecha de caducidad y pasos marcados en el tiempo. De esos que no dices a nadie y de esos que no escribes en ningún sitio, dónde otros puedan leerlo. No te conformes este año con los que los demás proyectan en ti, quieren para ti o esperan de ti y busca tu esencia en todo lo que hagas y que eso que haces, te permita ser tú mismo y nunca el reflejo en ti de otros. No esperes ni busques la aprobación de los demás en lo que haces y que eso, sea junto, lo que te permita sentirte orgulloso, y sobre todo no tengas miedo de sentirte satisfecho por todo lo que consigas, que durante todo este tiempo, ya nos han enseñado a castigarnos lo suficiente, por eso ahora es el momento de regalarnos rosas amarillas en esas mañanas en las que vemos cumplido nuestro esfuerzo o después de haber terminado esa última prueba aunque conseguirlo nos haya costado diez minutos más que el resto. Salta con los ojos cerrados y en vez del agua rompe tus miedos.Te deseo que seas feliz!

¿Qué podemos hacer con la tristeza?

Estándar

¿La tristeza que siento es normal o se está convirtiendo en un estado patológico?¿Por que siento que a veces me invade de forma repentina y sin motivo aparente?¿Qué puedo hacer para combatir la tristeza?¿Tiene “cura”?¿Qué mecanismos podemos utilizar en nuestra vida diaria para combatir este sentimiento?

¡ Plaffff ! es el ruido que hace la tristeza sobre la ventana de tus sueños, haciendo añicos una a una las cosas por las que antes vivías y que quizás ahora te son demasiado indiferentes para poder valorarlas y tenerlas en cuenta y es que aun así y sin llegar a entender muy bien cómo o de qué modo, sigues escuchando por la calle la misma frase una y mil veces ¡ Siéntete feliz, eres afortunado ! Cuando realmente sientes que nada ni nadie tiene derecho de juzgar si lo eres o no realmente, porque aquí no importan los motivos, porque aquí lo que cuentan no son las razones si no esas ganas de cerrar los ojos y de que todo pase lento tan lento, como para no ser capaz de darte cuenta de nada, pero eso nadie puede entenderlo, porque esto no es como la tos o el dolor de barriga, porque la tristeza parece no tener límite o si quizás el límite de la tristeza sea, el que la desesperación quiera marcarle.

La tristeza para de ser una emoción normal a una manifestación patológica en el momento en el que te repercute de forma negativa en el desarrollo de tu día a día, si dejas de hacer las cosas con las que antes disfrutabas o simplemente dejas de disfrutar con las cosas que antes te hacían feliz. la mayoría de nosotros pensamos, ¿Que hago? ¡ Me siento triste ! Cuando realmente así lo experimentamos, pero lo que no sabemos es que somos nosotros los que controlamos a las emociones y no al contrario, pero el controlar una emoción en vez de dejarnos inundar por ella, se convierte en una tarea mucho más ardua que la anteriormente mencionada. Es tan sencillo como ser capaces de modificar esa emoción a través del pensamiento. De forma que si estamos tristes, debemos de buscar argumentos que nos ayuden a rebatir dicha tristeza, y esto al principio nos supondrá un esfuerzo casi sobrehumano, pero poco a poco se irá convirtiendo en un mecanismo casi automático que no solo nos ayudará a sentirnos mejor, si no que nos ayudará a poder darle a cada cosa el valor que realmente tiene.

¡Os animo a intentarlo!

693607130