Archivo de la etiqueta: escucha

¿Cuándo está permitido rendirse?

Estándar

“Voy a pintar estrellitas, pero esta vez lo haré en el cielo”

Recuerdo la primera vez que os pinté, el dibujo no estuvo listo del todo hasta que os coloreé de amarillo. Hoy habéis aparecido para recordarme, que hay que pintar estrellas que te hagan sentir valiente.

¿Cuando no está permitido rendirse?

Conocí a una niña, por aquellos entonces tenía los ojos un poquito más oscuros y eso la hacia tremendamente especial, sencillamente diferente. Ella pintó estrellas, de esas que se colorean cuando todos deciden irse a la cama, e inventó poesías, que no fue capaz de leer hasta que alguien quiso escucharlas. Fue esa niña la que me enseñó a no rendirme.

Ella escribió una lista de deseos que guardó en una caja de lata, de esas que las abuelas siempre llenan de hilos de colores. A ella no le importaba que para el resto del mundo fueran imposibles, porque ella no estaba dispuesta a rendirse.

No nos cremos que para luchar no son necesarios argumentos que convenzan al resto, que no necesitamos convencer a nadie si realmente nosotros estamos convencidos de que está mereciendo la pena. Y si para nuestro corazón está mereciendo la pena, que nadie nos diga que no debemos seguir adelante.

 

Anuncios

El miedo

Estándar

miedo

El miedo…mecanismo adaptativo del organismo ante un daño o peligro real o imaginario… algunas veces el peligro ni siquiera existe pero no podemos controlarlo, y tiene consecuencias significativas , ya que quizás nunca suceda el acontecimiento que antecede al miedo y que provoca en nosotros esa emoción… aún así tenemos miedo.

El miedo cambia, y de repente ya no tienes miedo a que el monstruo que se esconde en el armario te tire de los dedos de los pies cuando duermes o que el día menos pensando los peluches te respondan… de repente tienes miedo a ver sonrisas apagadas, gente que sin pedir permiso decide marcharse para no volver y que la gente que te queda, y de la que cuidas quizás no de la mejor forma, pero que defenderías sin dudarlo enfrentándote sin miedo al dragón de las 3 cabezas te fallen… y de repente tienes miedo y ese nudo, ese nudo que decimos tener en la garganta porque suena cursi decir que nos estripa el corazón, mirar al lado y vernos solos ante la nada.

Y después está ese hueco, que hacía unos años era el mismo hueco que quedaba en la hucha que escondías debajo de la cama o el que quedaba en el maletín de las barbies al cerrarse, pero que ahora no se llena y ya no depende de los juguetes depende de la gente que tienes al lado.

Y después está la tristeza, y ésta tiene mucho que ver con el miedo y con el hueco del maletín de las barbies, la tristeza es el miedo a sentir el hueco vacío y el hueco vacío tiene mucho que ver con el nudo en el corazón.

Rocío Fernández Díaz (Julio 2013).