Archivo de la etiqueta: fe

Rey de corazones

Estándar

146e211e10f7ba4c0aae08a92a132007

Soñé contigo. Si soñé contigo. Lo hice. Soñe contigo rey de corazones. Soñé contigo, con tus batallas y tormentos, con tus dudas, con los momentos en los que nos quedamos a solas y se nos rinde el tiempo. Con tu café descafeinado soluble. Con tus pulsaciones desacompasadas sin ton ni son. Soñé con tus flores (amarillas por supuesto), con tus calles en ruinas. Con tus historias en un idioma desconocido, que sabían a pesar de todo calarme por dentro. Con tus prisas, que sabían detenerme, sin dobleces, sin falsos juegos de palabras. ALL IN.

Soñé contigo, mañana lluviosa de otoño, agazapada en una ventana sin dueño, leyendo un libro sin alma, con el corazón a tus pies y tú ni siquiera sabías que te estaba pensando. Con el alma deshilachada por dentro y cosida a base de remiendos, poemas sin dueño y rimas que nunca llegaron a escribirse.

Nos robaron el alma rey de corazones, como a los pintores de la calle…hablamos de ese vacio maldito, insaciable, lleno de nada con olor a blanco, intangible, irremediable a ratos, incorruptible, omnipresente y fue mucho menos vacio. Ni siquiera recuerdo la hora. ALL IN rey de corazones. Ganamos rey de corazones , lo dimos todo con todo y si no lo dimos en ese momento, es porque aun nos quedan ALL IN en los que se juegen mucho más que un par de monedas o un billete para segunda clase.

 

 

 

Anuncios

Por los regalos con alma

Estándar

 

acantilado

Dicen que perdieron el alma, que se encuentran vacíos, lo cierto es que cuando me siento con ellos, a mí me llenan por dentro. Hablamos de Dios y de cosas banales al mismo tiempo, de poesía y del significado de la pintura trascendente que se esconde tras sus ojos.  De óleo, pastel o carboncillo . Interpretamos cuentos sin historia e inventamos historias sin cuento. Paseamos a destiempo y programamos juegos que no estaban recogidos, pero que hacen que el tiempo se esfume y mientras tanto, ellos me siguen llenando por dentro, yo sigo creciendo por dentro. Y es que de forma paradójica quien más rotos están son quienes más tienen que ofrecerte. Esto si es Ítaca, Ítaca dispuesta a ofrecerme ser feliz en un banco bajo una noche encapotada de verano, con olor a tierra mojada. Esto si es Ítaca, Ítaca en esencia, Ítaca dispuesta a que le exijas, y es que a mi me quedaba por descubrir la otra Ítaca, la diferente al poema, una Ítaca valiente de “quédate y no te vayas” una ataca sincera, arrojada y sin miedo, una Ítaca a unos pocos kilómetros que al principio se hacen con miedo y que después te recuerda quien eres…y te hace sentirte orgulloso. Una Ítaca llena de acantilados, de saltos al vacío, de riesgos. Una Ítaca que cada mañana (de verano) viene a recordarte que sin pasión y sin fe no vas a ningún sitio. Ítaca , mañanas de verano, amaneceres que te hacen sentirte completamente satisfecha y regalos con alma. Y hablamos de perderse y encontrarse. Y yo lo hago “con todo”. Siempre con todo a pesar de los pesares, siempre con alma, siempre con todo. Y no tengo miedo, ni ellos a que los conozca, a que me conozca por dentro y por fuera, sin reticencias, no a medias, sin censura…como cuando se pinta con los dedos en cartulina amarilla (siempre amarilla). Sin miedo…con todo. Gracias.