Archivo de la etiqueta: problemas

No hagas balance, HAZ PROPÓSITOS

Estándar
No hagas balance, HAZ PROPÓSITOS

Le gustaba la belleza oculta en los pequeños detalles, salir descalza a la terraza cuando todos dormían en invierno, pelar las uvas y hacer balance en septiembre,y aunque no todos pudieron entenderlo era afortunada, por eso y por otras muchas cosas. Era afortunada por el silencio y por ser capaz de hacerse ese tipo de preguntas, que solo los valientes pueden hacerse. Preguntas de esas que dan miedo y que no te permiten “quedarte” a no ser que estés sumamente satisfecho, aunque eso implique dolor o estar solo más de lo que debieras o hubieses imaginado la noche antes.

Nunca olvidaba sus guantes amarillos. Nunca olvidaba ser feliz, nunca olvidaba QUE ESTABA VIVIENDO.

No hagas balance, HAZ PROPÓSITOS,  pero de esos que tienen fecha de caducidad y pasos marcados en el tiempo. De esos que no dices a nadie y de esos que no escribes en ningún sitio, dónde otros puedan leerlo. No te conformes este año con los que los demás proyectan en ti, quieren para ti o esperan de ti y busca tu esencia en todo lo que hagas y que eso que haces, te permita ser tú mismo y nunca el reflejo en ti de otros. No esperes ni busques la aprobación de los demás en lo que haces y que eso, sea junto, lo que te permita sentirte orgulloso, y sobre todo no tengas miedo de sentirte satisfecho por todo lo que consigas, que durante todo este tiempo, ya nos han enseñado a castigarnos lo suficiente, por eso ahora es el momento de regalarnos rosas amarillas en esas mañanas en las que vemos cumplido nuestro esfuerzo o después de haber terminado esa última prueba aunque conseguirlo nos haya costado diez minutos más que el resto. Salta con los ojos cerrados y en vez del agua rompe tus miedos.Te deseo que seas feliz!

Anuncios

Soy así…¿Qué hago?

Estándar

 

PERSONALIDAD

 

En este artículo, se recogen consejos útiles a trabajar, dependiendo de tus rasgos de personalidad específicos.

En psicología solemos hablar de tres tipos de personalidad o de patrones diferentes del comportamiento. La primera de estas personalidades es la llamada de Tipo A, caracterizada por personas ambiciosas, competitivas e impacientes. Se trata de personas organizadoras, fuertemente estructuradas, con incapacidad de flexión y dificultades adaptativas. Personas en extremo, hostiles y egoístas. La personalidad tipo B, en contraposición a esta primera, describe a personas relajadas, apáticas, manipuladoras mucho menos ambiciosas y centradas más en la calidad de sus relaciones sociales, que en alcanzar objetivos profesionales destacados. Por último la personalidad tipo C, destacan personas excesivamente empáticas y manipulables,  hasta el punto de anteponer los deseos ajenos a los suyos propios. Son personas, que no suelen trasmitir sus sentimientos con facilidad e incapaces de manifestar sus emociones en la mayor parte de las ocasiones. Tratan de mantener una apariencia tranquila y calmada en la mayoría de las ocasiones, con la intención de no dañar a los demás.

Debe tenerse en cuenta que no hay tipos de personalidades más correctos o adecuados que otros y que en todos estos casos es necesario trabajar una serie de variables específicas.

Predominio personalidad tipo A:

  • Aprender a descansar (desaprender la necesidad de rellenar huecos varios).
  • Empezar a aprender de las obligaciones, marcando tiempos (puedo trabajar y cumplir los objetivos propuestos, sintiendo cada uno de los pasos que doy, quizás esta forma de vivir el trabajo , optimice los resultados y lo convierta en una actividad gratificante en vez de una sacrificio constante).
  • Disfrutar de cosas “no exigentes”, que por el simple hecho de tenerlas, se pasan por alto (desayunar en familia, preguntar a los hijos que tal les va todo…).
  • Encontrar aficiones y permitirse disfrutar de ellas.

Predominio personalidad tipo B:

  • Ponerse objetivos específicos, luchar por conseguirlos y premiarse ante ello, sintiendo la satisfacción de haber conseguido metas de forma personal.
  • Involucrarse en la toma de decisiones que implique elección, riesgo  y/o compromiso (evitar respuestas del tipo “me da igual, me es indiferente”).
  • Encontrar aficiones y permitirse disfrutar de ellas.
  • Participa de las decisiones de los demás implicándose en las mismas, en vez de mostrarse crítico de forma no clara.

Predominio personalidad tipo C:

  • Provocar y aprovechar situaciones para expresar sentimientos y opiniones propias. Analizar y experimentar lo negativo de llevar a cabo la conducta y lo positivo de la misma. incidir en lo bueno que obtenemos ante la expresión de las emociones.
  • Aprender a decir NO.
  • Buscar tiempo para uno mismo: autocuidado, disfrutar de aficiones, entre otras.